filosofico me pongo

•enero 5, 2009 • 4 comentarios

Ultimamente, estoy poco tiempo donde solía, basicamente porque me he marchado a Madrid porque el sitio de donde yo soy no me ofrecia las posibilidades necesarias para lo que yo queria hacer, (no soy el unico 11.000 jovenes se van cada año de burgos y una 185.000 personas casi tantas como las que viven en la ciudad, viven fuera, Vizcaya y Madrid principalmente) asi que yo, uno de tantos, me he tengo que buscar la vida fuera, en Madrid, que la verdad esta muy bien, para un estudiante y para cualquiera que tenga que buscar trabajo, pero ahora que estoy fuera empiezo a apreciar mas mi tierra, la hecho de menos, no tanto burgos capital como mi pueblo, al norte, probablemente la mayoria de la gente piense que se vive mejor en una gran ciudad, que tienes de todo, como Madrid, y igual tienen razon, yo no voy a negar, que siendo joven en Madrid estoy muy a gusto, pero hecho de menos cosas mas sencillas que podia hacer antes, como irme de fiesta a otros pueblos, ir a cazar (si, soy un asesino) a pescar (ya lo dije un asesino) el clasico almuerzo con mis amigos en el merendero despues de volver de fiesta.. no se esas pequeñas cosas que no das importancia pero luego resulta que molan, eso sin contar que hecho de menos a la gente sencilla de mi pueblo, gente a la que no le importa mancharse trabajando, alli siempre hay algo que hacer, algo que te acaba llenando de mierda (en ocasiones literalmente); no como los malditos pijos de madrid que en cuanto caen cuatro gotas sacan paraguas, chubasqueros, o incluso botas.. y que se piensan que en provincuas seguimos cazando con lanzas, y bailamos en honor a nuestros dioses celtiberos, pero bueno eso ya es otra historia, que se me va la pinza, el caso es que yo que soy un poco ceporro he necesitado marcharme a 250 km para darme cuenta de que me encanta mi tierra y de que el norte mola mucho mas.

PACTO FEDERAL CASTELLANO

•diciembre 30, 2008 • 3 comentarios

PACTO FEDERAL CASTELLANO DE 1969
Firma del Pacto Federal Castellano de 1.869
El día 13 de junio de 1.869, una gran manifestación popular, más de siete mil personas según los periódicos de la época, recorría las calles de Valladolid para apoyar la firma del Pacto Federal Castellano, que los representantes republicanos de las diecisiete provincias de Castilla, rubricarían días después.

Una de las corrientes políticas más importantes que contribuyó a la caída de la monarquía borbónica y su constitución de 1.845 fue la republicana.

Durante los años anteriores a 1868 había venido extendiéndose y madurando el movimiento republicano. El Estado Español contaba entre sus bases sociales con una nutrida representación de todos aquellos sectores que podían articular un proyecto social progresista:Trabajadores de la ciudad y del campo, profesionales, intelectuales …

La caída de Isabel II abre paso a un periodo de enfrentamientos que perdura hasta 1.873, entre los partidarios de mantener el viejo régimen con nuevas caras y la mayoría de la población, empeñada en construir un nuevo sistema político. Esta lucha, con la proclamación de la República Federal, el 2 de Febrero de 1.873.

En este contexto, representantes de los sectores más progresistas de la sociedad civil castellana se unen para definir y llevar a buen termino el Pacto Federal Castellano.

Este Pacto Federal Castellano tiene dos objetivos claros: – Reafirmar la necesidad de un cambio de régimen. – Garantizar que el nuevo sistema político que se constituya reconozca institucionalmente la identidad de Castilla como pueblo diferenciado, es decir con derecho a su propia articulación política.

Ambos objetivos quedan bien explicitados en el texto del citado pacto, así en su artículo primero dice: “La asamblea de representantes de la Federación Castellana reconoce y declara que la forma de gobierno que entraña y ha de realizar el ideal del partido republicano, es la República Democrática Federal.”..

Y en el cuarto: “La Federación castellana se constituye por la unión de diecisiete provincias congregadas.. esta federación se compone de los dos Estados de Castilla la Vieja y Castilla la Nueva:

El Estado de Castilla la Vieja lo constituyen las provincias de: Avila, Burgos, León, Logroño, Santander, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora.

El Estado de Castilla la Nueva lo constituyen las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo.”

TEXTO DEL PACTO FEDERAL CASTELLANO

Los representantes de las provincias de Castilla nombrados para convenir y otorgar el Pacto Federal Castellano, reunidos en Asamblea, consideran como imprescindible obligación el dar cuenta á sus comités de los trabajos que hasta ahora han llevado a termino ; trabajos comenzados con los mejores auspicios, una vez que arrancaron desde el instante en que tuvo término la manifestación que el partido republicano de Valladolid hizo en unión nuestra el día 13 de Junio, fecha memorable, por la sensatez, cordura y moderación de que dio ejemplo, y que son un mentís solemne contra las acusaciones de nuestros adversarios.

De feliz augurio nos sirvió este hecho, como así mismo el no menos elocuente de que, apenas celebramos nuestra sesión preparatoria, tuvimos el inefable contento de ver que ninguna de las diecisiete provincias castellanas habían fallado al llamamiento : todas acudieron presentando algunas, por la diferente ó incompleta organización del partido, tal número de representantes legitima y debidamente autorizados, que la Asamblea, inspirada en su criterio democrático, creyó conveniente admitir por cada provincia distinto número de representantes, si bien la representación en todas fue igual para nuestras deliberaciones, puesto que cada una solo tuvo un voto para aprobar ó desaprobar nuestros acuerdos.

Una vez reunidos representantes de las provincias castellanas, bien pronto vieron que todos coincidían en sentimientos y propósitos. La unión de los republicanos de las dos Castillas bajo una más fuerte y cuidadosa organización ; la necesidad de estar todos tan conformes en la conducta como lo están en las doctrinas ; el reconocimiento de que todos sus intereses son solidarios y de que por tanto la ofensa hecha á uno ha de considerarse como ofensa hecha a todos ; fueron desde el primer momento las aspiraciones manifestadas unánimemente ; aspiraciones que debidamente expuestas y aquilatadas en el crisol de la discusión, dieron a conocer bien pronto a la Asamblea, cuáles eran las necesidades del partido republicano de las dos Castillas; y conocidas estas necesidades, posible fue arbitrar remedio conveniente.

No nos dirán los representantes de las diecisiete provincias castellanas, que han acertado en sus acuerdos; no sostendrán tampoco que lo por ellos determinado es lo mejor y más conveniente, pero si pueden asegurar, que animados del más puro patriotismo, discutieron amplísimamente , examinando todas las cuestiones bajo todos sus aspectos en todos sus pormenores y formando asi convencimiento racional y fundado, al emitir sus votos, sólo tuvieron presente el bien de sus representados y el interés de la causa que defendemos.

Cargos, de honor si pero de estrecha y exigible responsabilidad.

Estos son, republicanos de las dos Castillas, los extremos todos, que a más de los reservados, han sido discutidos por vuestra Asamblea federal y consignados en los acuerdos siguientes:

Primero. La Asamblea de representantes de la federación Castellana reconoce y declara que la forma de gobierno que entraña y ha de realizar el ideal del partido republicano es la República democrática federal.

Esta forma, lejos de determinar el rompimiento de la unidad nacional, la exige y estrecha más íntimamente, una vez que la federación solo supone libertad de organizarse y vivir cada Estado como lo estime más conveniente, pero sin infringir ninguna de las verdades económicas y morales sancionadas por la justicia universal, ni mucho menos ninguno de los derechos individuales que constituyen y son inherentes a la personalidad humana.

Segundo. Siendo dogma del partido republicano que el convencimiento propio y su manifestación la soberanía popular lo que debe de determinar todos los actos políticos, los representantes de Castilla se adhieren a las manifestaciones de minoría republicana y de los pactos de Tortosa y Córdoba, respecto a la declaración de que todo ataque de índole general contra los derechos individuales proclamados por la revolución, será considerado como causa legitima de insurrección, sino se consiguiera la reparación debida por los medios legales.

Tercero. La Asamblea declara que la organización del partido a cuyo objeto deben encaminarse preferentemente todos los esfuerzos de los republicanos, debe consistir en la formación de las Juntas siguientes: Municipal ó local, Distrito ó Judicial, Provincial, de Cantón, de Estado, Federal y Suprema.

La Junta municipal se compondrá de los individuos que elija el partido de cada localidad. La de Distrito, de los representantes de cada Junta municipal. La Provincial, de los representantes de cada provincia. La de Cantón, de los representantes de cada provincia de las que se constituyan en Cantón. La de Estado, de los representantes de cada provincia, en tanto se constituyan los Cantones. La Federal, de los representantes de cada Estado. Y la Suprema, de los representantes de cada Federación.

La forma de elección y número de individuos con que se han de constituir estas Juntas, queda al arbitrio de cada una de ellas: sin embargo, la Asamblea recomienda como el mejor medio de elección, el sufragio universal directo para las Juntas municipales, y el voto de todos los individuos que compongan cada una de las Juntas, para su representación en la inmediata superior.

Cuarto. La Federación Castellana se constituye por la unión de las diecisiete provincias congregadas, y de cualquiera otra que se adhiera en forma legitima y solemne a este pacto.

Obligado a manifestar el partido republicano, que está unido por pensamiento y creencias comunes a Castilla por medio de sus representados, ha debido declarar cual es la forma de gobierno por cuya realización trabaja, y a fin de mostrar que no se mueve por ciego sentimiento, sino por intima convicción, ha creído indispensable recordar, que el partido republicano proclama como su ideal la federación, no para destruir la unidad nacional que vincula tan altos ejemplos y tan memorables glorias, sino que, por el contrario, es federal, para afirmar y fundar más íntimamente esa unidad nacional que sobre la autonomía e independencia de la vida y organización y modo de administrarse y regirse cada provincia, están los altos principios de derecho y de moral, que tienten su manifestación en la justicia y en el entendimiento de honra nacional; así como está, dada la organización federal el gobierno central a quien corresponde la misión de conservar la nacionalidad española y garantizar los derechos individuales, como asimismo determinar servicios y obligaciones de carácter general.

Mas no basta esta manifestación de nuestras aspiraciones: era preciso declarar la conducta a que debía arreglar sus actos el partido republicano de las dos Castillas, y sobre este particular, como la unión en propósitos y fines de todo el partido republicano es un hecho, la Asamblea creyó que no podía ni debía separarse de la determinada por la minoría del Congreso y por las repetidas declaraciones de los pactos de Tortosa y de Córdoba. Así, los representantes castellanos creen y en ellos han convenido, que no deben renunciar a la propaganda y predicación de sus doctrinas, y que como quiera que la experiencia aconseja ser precavidos con ojo vigilante, a pié firme, y con el arma al brazo, los republicanos de Castilla, por medio de sus representantes, se obligan y comprometen a defender los derechos individuales y el sufragio universal proclamados por la revolución de Septiembre. Respecto a este punto, en la Asamblea de representantes de Castilla no podía haber divergencia ; todo por la República democrática federal; o salvar la honra de España ó perecer en la demanda. Tal es el compromiso serio y formal que las diecisiete provincias castellanas han contraído, y a que sabrán responder obedeciendo fielmente al llamamiento del partido.

Para cumplir bien ó íntegramente este propósito y hacer uniformes todos los movimientos del partido, y poder subvenir, así a sus necesidades de todo género y consideración, como a la mutua ayuda que exige la solidaridad unánimemente convenida y aceptada, era indispensable una organización, que a la vez que uniera todas las diferentes localidades y dejase a estas su entera independencia, fuera acostumbrándonos a la federación y creando así los intereses y las relaciones que han de servir a ésta de fundamento. A este proyecto responde la organización establecida, que aun cuando a la primera vista aparezca complicada, es por sí tan sencilla, que solo exige, para que el partido se mueva enérgica y unánimemente, actividad y buen deseo en los individuos que han de componer cada una de las Juntas.

Y como quiera que las circunstancias especiales del país y del partido republicano lo exigen, la Asamblea, haciendo uso de los amplios poderes a que está investida, ha nombrado, aunque con el consiguiente carácter de provisional e interino, y en virtud, hasta tanto que cada agrupación haga uso del derecho que la asiste. Los individuos que han de desempeñar estos.

Esta Federación se compone de los dos Estados: Castilla la Vieja y Castilla la Nueva.

Reconociéndose en todas estas provincias su autonomía é individualidad propia, podrá cada una agruparse con otra ú otra según lo consideren conveniente, y una vez verificado esto, la agrupación que de estas provincias resulte formará un cantón.

Mas como quiera que esta constitución no puede ni debe hacerse hoy, la Asamblea debidamente congregada, en la cual, previas las discusiones consiguientes, y habidas en cuenta sus relaciones e intereses, se constituirán los cantones en el número y forma que se estime conveniente.

Quinto. La Federación Castellana queda desde este momento constituida y establecida para representar y velar por todos los intereses del partido republicano y para fomentar y cuidar estos se nombrarán dos Juntas de Estado, compuestas de tantos individuos cuantas sean las provincias confederadas, con residencia la una en Valladolid y la otra en Madrid, en representación de los dos Estados de Castilla la Vieja y Castilla la Nueva. Asimismo, se nombrará otra federal, compuesta de cinco individuos, que representará la Federación Castellana, y sostendrá relaciones directas con las federaciones de Tortosa y Córdoba.

Estas tres juntas, aunque tienen el carácter de interinas ó provisionales, hasta que, elegidas las definitivas, entren estas en el ejercicio de sus funciones, gozarán de todas las facultades que tienen las Juntas en cuyo reemplazo se nombran.

Sexto. En consecuencia con el anterior acuerdo, la Asamblea hizo los siguientes nombramientos:

Junta provisional del Estado de Castilla la Vieja

Por Avila, D. Mariano Marcoartú Por Burgos, D. Felipe Corral Por León , D. Juan Téllez Por Palencia, D. Antonio Domingo Por Logroño, D. José Saénz de Santamaria Por Segovia, D. Pedro Ochoa Por Salamanca, D. Tomás Roldán Por Soria, D. Lorenzo Ramos Por Santander, D. Prudencio Sañudo Por Valladolid, D. Lucas Guerra Por Zamora, D. Lázaro Somoza

Junta provisional del Estado de Castilla la Nueva

Por Albacete, D. Ramón López de Haro Por Ciudad Real, D. Manuel Moreno Por Cuenca, D. Pablo Correa Por Guadalajara, D. Cirilo López Por Madrid, D. Antonio Merino Por Toledo, D. Luis Villaseñor

Junta provisional Federal Castellana Por el Estado de Castilla la Vieja: D. Miguel Morayta y D. Antonio Merino Por el Estado de Castilla la Nueva: D. Francisco Valero y D. Mariano Villanueva

Presidente de la Asamblea Castellana D. José María Orense

Estas son, castellanos, las bases establecidas, estos los fundamentos primordiales, sobre los que creemos ha de asentarse sólidamente la organización de nuestro partido, y luego la reconstrucción de nuestra patria, los materiales, dispuestos están; los artífices, lo serán todos los buenos españoles, todos los amantes del pueblo, todos los demócratas republicanos.

Que cada uno ocupe su puesto, que cada cual trabaje con abnegación hasta el sacrificio, y si es necesario hasta el martirio.

Mientras se conserve al pueblo la libertad y francas las puertas de sus derechos, entremos por ellas a realizar la santa aspiración de que pende la felicidad de la patria. Pero si esas puertas se cierran por los que arteramente se han reservado la llave, no temáis, las escalas están preparadas, treparemos por el muro, y dentro ó la victoria ó la muerte.

La sangre de los Padilla, Bravo y Maldonado que corren por vuestras venas y el ardimiento de que guardan memoria estos pueblos de las comunidades, garantizan el éxito de nuestras aspiraciones y deseos.

Valladolid, 15 de Junio de 1.869

El presidente, José María Orense, representante por Madrid – El Vicepresidente Mariano Villanueva, representante por Toledo – El vicepresidente Manuel Pérez-Terán, representante por Valladolid Representantes por Avila: Mariano Marcoartú, Nicolás Hernández, Juan José Paz Representantes por Albacete: Francisco Valero, Ramón López de Haro, Mariano García, Antonio Ochando, Tomás Pérez, Ramón Moreno e Ignacio Villarino Representantes por Burgos: Martín Barrera, Lucio Brogeras, Felipe Corral y Francisco Aparicio Representantes por Ciudad Real: Dámaso Barrenengoa e Ignacio Cortés Representantes por Cuenca: Ramón Castellano y Pablo Correa Representantes por Madrid: Antonio Merino, Ricardo Lupiani y Andrés Balló Representantes por Guadalajara: Inocente Fernández-Abás Representantes por León: Juan Téllez y Leocadio Cacho Representantes por Logroño: Alberto Ruiz, José Saénz de Santamaría y Tirso Crespo Representantes por Palencia: Antonio Domingo, Ciriaco Tejedor, Casimiro Junco y Lorenzo González Representantes por Salamanca: Tomás Roldán, Pedro Martín-Benitas, Anastasio Redondo y Aniano González Representantes por Santander: Prudencio Sañudo y José María Herrán Representantes por Segovia: Nicomedes Perier, Eloy Palacios y Pedro Ochoa Representante por Soria: Miguel Morayta Representantes por Toledo: Luis Villaseñor, Norberto García-Roco y José Beltrán Representantes por Valladolid: Lucas Guerra y Pedro Romero Representantes por Zamora: Dionisio Guerra, Tirso Saínz de Baranda, Lázaro Somoza, Hermenegildo García, Juan Fernández-Cuevas y Cipriano Camerón El secretario por Castilla la Vieja: Antolín Gutiérrez-Mariscal El secretario por Castilla la Nueva: Manuel Moreno El secretario por edad: Federico Ordar.
provincias-castellanas2

EN BUSCA Y CAPTURA

•septiembre 2, 2008 • 2 comentarios

TRAS ALGUNOS MESES DESAPARECIDO DEBEMOS INFORMAR DE QUE HA SIDO VISTO POR TIERRAS CIBERNETICAS EL PELIGROSO PSICOPATA CONOCIDO POPULARMENTE COMO ESE MALDITO NOVATO.

DESPUES DE HABER SIDO CONSIERADO MUERTO Y DEVORADO POR LAS TIJERETAS ASESINAS DEL RIO BOLONGO APARECIO VESTIDO CON UNA GABARDINA A CUADROS ESCOCESES Y PORTANDO UNA SARTEN (COGIDA POR EL MANGO) HACIENDO HUEVOS FRITOS PARA LOS CAMIONEROS DE UN MOTEL DE GUADALAJARA.

TRAS UNA PERSECUCION A LOMOS DE UN DOS CABALLOS EL SUSODICHO PSICOPATA CONSIGUIO ESCAPAR HACIA EL MADRILEÑO ALCOCON Y SE LE CREE ESCONDIDO ENLOS RESPIRADEROS DEL METRO.

HASTA NUEVO AVISO AUMENTEN SUS PRECAUCIONES ANTES DE SALIR DE CASA Y PROCUREN EVITAR EL IRC.

ATENTAMENTE: COMANDANCIA MAYOR DE WIKIPEDIA

Hijos del castellano

•abril 13, 2008 • 3 comentarios

Un articulo escrito por un amigo (david gonzalez) que no me apetece mucho escribir y bueno, el articulo mola asi que ahi lo dejo:

HIJOS DEL CASTELLANO

El más preciado tesoro de que disponen los hombres es su lenguaje. Ni joyas, ni templos, ni montañas, ni riquezas. Todas estas cosas se vuelven nada y espejismo sin palabras que las nombren. Este es el patrimonio que al mundo ha dado Castilla: el particular modo de nombrar (modo de pensar) que es el castellano. Por mucho que las piedras de sus torres sean antiguas, más lo son los términos que usan sus gentes; si arcaicas sus universidades, más la lengua en ellas impartida. Y es que su periplo se remonta a un ancestral valle de enigmáticas gentes; a los mares y los soles de una Hélade numinosa;  a la tierra pisada por Eneas, heredad de lobos. También pasó por los imperios del sur, allá donde habita el solitario Dios de la espada blanca y la piedra negra; por el frío norte con sus rudas gentes de rudos gruñidos y por el orgulloso pueblo de las montañas del Cáucaso. Impuso su cultura allende los mares y después fue visitado por aquellos que flageló, por sus términos arcanos y oscuros con que nombran al jaguar, esa jungla en movimiento. Le rindieron pleitesía todas las naciones y ante sus sabios pies todas ellas se postraron. Por caminos de estrellas le siguieron los galos y en fragatas hermosas los con botas calzados. Hoy la pérfida Albión le dona su sangre anglosajona y vikinga, quizá envenenada.
De todas las paradas algo aprendió nuestro idioma, se enriqueció con cada paso y se sublimó con los años. Generosa en ejemplos es Clío:
Los aqueos nos enseñaron en un ágora, la mayéutica; en la academia, la geometría; en su liceo, filosofía. Un macho cabrío cantó amargas tragedias en un teatro lleno de histriones, y Ganimedes nos mostró a Venus Urania y su Amor, que prenda a jóvenes efebos. Los psiquiatras son modernos ministros de Asklepios. Cada vez que un niño juega a polis y cacos, Ulises se regocija en su Ítaca última.
De los romanos nos es dada la intimidad de lo erótico y la solemnidad del Senado; el perfume de las rosas y aquella Rosa que no tiene perfume; los libros y la libertad, y sus intrincadas permutaciones (los libros que liberan, la libertad que escribe). Las vacas no darían leche ni la leche alimentaría becerros si el latín nos hubiese olvidado o nosotros a Él. Quiera Júpiter que permanezca en nuestros corazones el recuerdo de esta madre.
En la terra incognita de Germania han nacido todos los Carlos y nacerán todas las Elviras, por muy lejos que se encuentren de sus estepas nevadas. Invento de estos hielos es la aniquiladora guerra, que, sin embargo, necesita existir para poder ser negada.
De Cartago, amante del océano, muy poco nos tocó, tan sólo el poder de sus caracteres mágicos, que gozan del favor de los dioses. Y también su otro carácter: el imperio invencible que al final cayó, Dido ardiendo ante quien la matará dos veces.
El hijo pródigo de las cantábricas peñas nos quitó las vocales, pero regaló pizarras para protestar, arroyos que remontar e izquierdas por las que luchar.
Con la suave cantinela del muecín aprendimos el álgebra y los números, así como la belleza de las alfombras y los etílicos sueños del alcohol, pues el destino gusta de bromas e ironías. Ríos y villas llevan su sello de renglones sinuosos e inversos: ¡Oh, espejos de las aguas de las fuentes de la Alhambra!
De la inquietante melange de indios y colonos surgieron los etéreos horizontes de la pampa; la fiesta de color del aguacate y del tucán; las sílabas secretas del idioma primigenio y un Dios a la vez amargo y dulce: Chocolate.

Digno heredero de sus progenitores lingüísticos, surge por fin nuestro idioma en Castilla. Mas su nacimiento es humilde. El parto tendrá lugar entre libros, como no podía ser de otro modo, en los scriptorium de dos monasterios: San Millán y Silos. En el caso de las glosas Aemilianenses, las más célebres, un joven novicio vasco, las escribe como ayuda en su estudio de las latinas declinaciones. Así quedaron escritas por vez primera las palabras romances que ya circulaban por el pueblo llano. Pronto este idioma se alzó como distintivo propio de los castellanos, pieza fundamental en su identidad como pueblo, y fue sustituyendo poco a poco al latín en las esferas cultas. El último impulso se lo dio el Rey Alfonso X al patrocinar la Escuela de Traductores de Toledo, todo un hito en el desarrollo de nuestra lengua. Finalmente, con la conquista del Nuevo Mundo, el castellano se expandió por todos los confines del globo.

Muchos hallaron su vida y su muerte en estas mismas palabras con las que escribo. Entre las conmutaciones infinitas de la palpebral noche de los tiempos, los orfebres del lenguaje tallaron a Sancho y a Quijote, a Calisto y a Melibea, cual astrales azabaches engastados en inmenso vacío blanco. Las más variadas y bellas historias de las que ha sido capaz la Humanidad han hallado su materia prima en este nuestro materno idioma. Las hazañas, cuitas y desventuras de Rodrigo Díaz, los saltos del jovial Platero, los consejos del Conde Lucanor, Don Melón conquistando a Doña Endrina mientras luchan la Cuaresma y el Carnaval, las siempre insuficientes rimas de Bécquer, la atmósfera viciada de la casa de Bernarda Alba, las ficciones demoníacas del ciego Borges.
Todo esto: dragones, catedrales, caballeros, prostitutas, enamorados… todo esto está en los libros. Y ellos viven de alguna manera entre nosotros, como una sombra mil veces repetida, como un sentimiento recordado, como un eco del pensamiento del autor, como una chispa entre nuestras sienes. Son fantasmas que pululan por los páramos de Castilla, por las iglesias, por las bibliotecas, por los pasillos de allí donde haya papel impreso. No les vemos y no son tangibles, sino que pueden atravesar la burda materia, pero eso no significa que no estén allí, ni que sean poco importantes. Así como nuestros cuerpos atraviesan sin problemas las neblinas de una ciénaga; a los suyos, hechos de ideas, no les afecta nuestra sensible presencia. Son mucho más reales que nosotros, pues seguirán caminando y luchando cuando lo único que quede de nuestro cuerpo sean moscas o ceniza. Cuando nuestro nombre se pierda en el olvido al que todos nos dirigimos, ellos continuaran campantes en su universo de ideas. Hasta que arda el último libro, hasta que muera el último hombre.

Pero nuestro idioma es más, mucho más, que etimologías y ficciones. Nuestro idioma es nuestro pensamiento, nuestra única arma para comprender el mundo y a nosotros mismos. Pensamos con palabras, y las palabras condicionan nuestro pensamiento: la semántica es la anatomía de nuestra alma y la sintaxis su fisiología. Por eso es tan importante saber hablar correctamente, pues si hablamos mal, pensaremos mal y esto podría llevarnos a supuestos equivocados, prejuicios, injusticias y toda una vida basada en falacias, tan frágil es la realidad. En estas relaciones lingüísticas se encuentran sutiles lazos, misteriosos y oscuros vínculos con nuestras creencias, nuestra personalidad, nuestro modo de ver el mundo. Por eso el castellano no sólo nos permite comunicarnos a los hispanohablantes, sino comprendernos, en el más amplio sentido de la palabra: saber qué pensamos, qué nos motiva, cuáles son nuestras perspectivas.  Seas argentino, mexicano o español tendrás el mismo idioma y por tanto una raíz, una base, una semilla común a tus hermanos latinos, por muy diferentes que sean tus circunstancias. El idioma acerca los dos mundos, el nuevo y el viejo, más de lo que han podido hacerlo transatlánticos, satélites o cables submarinos. Y acercar continentes es muy de agradecer en un mundo de incomprensión, malentendidos y disputas y en el que se da
tantísima importancia a esas cicatrices de la Tierra llamadas fronteras.

Najo derse y aguantarse

•marzo 31, 2008 • 2 comentarios

Visitor Map
Create your own visitor map!

desvarios varios

•marzo 31, 2008 • 3 comentarios

El mundo del fútbol cada día esta mas idiota, aparte de jugadores que menos jugar al fútbol saben hacer de todo , y no me refiero a Ronaldo y el resto de fiesteros esos solo me dan envidia, me refiero a gente como Beckham que de ser jugador de fútbol ha pasado a hombre anuncio (puede ser por la ruina de mujer que tiene ), me refiero a la gente que se empeña en mezclar deporte y política, como el ceporro de Laporta, que independientemente de sus ideas tiene que tener en cuenta que es el presidente de un club en el que no todos los socios son catalanes ni nacionalistas, y de acuerdo con su puesto debería saber comportarse o dejar la presidencia del barça y presentarse a la presidencia de la generalitat, porque así lo de el gran repte (el gran reto) que es conseguir mas socios dudo que lo consigan y es probable que pierdan aficionados, y lo digo porque yo soy castellano y aquí hay mucha gente culé pero que empieza a estar cansado de esta situación, y aunque yo no lo soy, me imagino como me sentiría yo en un caso similar, yo soy del Madrid que siempre se ha dicho (y no se porque) que es facha, igual es cierto, pero el Madrid no se mete en política, y si es verdad que es facha y llegase a hacer como el barça y preocuparse mas por la política que por el fútbol estoy seguro de que me cambiaría de equipo (los que me conocen saben que soy rojo o lo intento). Y esto no es lo único, también esta el asunto de los ultras de los que no solo acojona lo cafres que son sino de que algunos clubes los “cuiden”, ejemplo los ultrasur en el Madrid , fachas y nazis que creo que no soy el único al que tocan los huevos pero no se atreven a hacerles nada (y pasa no solo en el Madrid sino en mas equipos) en fin como sigamos así creo que voy a mandar a la mierda el fútbol y dedicarme a la natación sincronizada.

Pequeños cambios

•marzo 25, 2008 • 1 comentario

hoy me ha dado por cambiar la plantilla de mi blog, aunque me gustaba mas el diseño de la otra por los colores y eso, no me acababa de convencer creo que era poco practica (chaos theory), aparte de eso hoy he encontrado una cosa que me ha parecido muy curiosa navegando por internet, que los sioux lakota que viven en EEUU quieren independizarse, ya me imagino a los indios a partir de ahora con palestinas y quemando cajeros, la Kale Lakota, pues resulta que esta gente quiere recuperar los territorios donde vivieron sus antepasados, Wyoming, Nebraska, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Montana, aunque la verdad dudo que lo consigan en un país como EEUU.

Aparte de eso, estos dias que me aburro mucho me ha dao tiempo a ver peliculas y a leer, las peliculas, son american pie 4, 5, y 6 que son buenisimas como las anteriores , Tasio de Montxo Armendariz que tambien me ha gustado mucho, puede parecer una gañanada pero yo creo que es buena, aunque puede que me influya el hecho de ser cazador, no se que pensareis los demás, tambien he visto Ay Carmela (no se de quien es) sobre unos artistas en la guerra civil, entre otros esta Gabino Diego que es la ostia y bueno la peli en cuestion tambien me ha gustado (como critico de cine soy Teresa de calcuta xD), los libros que me he leido son Los cipreses no creen en Dios y Un millon de muertos de Jose Maria Gironella tambien sobre la guerra civil a veces pueden parecer un poco fachillas pero no lo son, pero bueno son cuatro y todavia me quedan dos asi que ya se vera, yo los aconsejo.